viernes, 1 de abril de 2016

Dogfight: Interceptor Kyūshū J7W




 De Anynobody - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2935139

A finales de la Segunda Guerra Mundial todos los países contendientes habían desarrollado sus propios prototipos de aviones de combate avanzados. El fin de la contienda lógicamente abortó dichos proyectos en los países perdedores, pero esos mismos sirvieron de impulso para los ganadores que se aprovecharon, en secreto, del consiguiente trasvase de tecnología hacia los que ellos mismos estaban desarrollando.

Fue el caso de Japón y su interceptor Kyushu J7W, un cazabombardero avanzado de combate propulsado con hélices.

 
Con un diseño aerodinámico sorprendente, que incluía una propulsión a hélice posterior, cuatro cañones fijos frontales y capacidad para cargar hasta 120 kg de bombas, su objetivo principal iba a ser frenar en seco a  los bombarderos pesados a gran altura de la USAF que estaban destruyendo Japón.

A pesar de su propulsión a hélice, el J7W tenía las características de los aviones a reacción que, a esas alturas de la guerra, tenían ultimados los demás países, como el Me-262 alemán o el Gloster Meteor británico.

Podéis usarlo en Dogfight con esta tarjeta de estadísticas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario