viernes, 12 de febrero de 2016

Tank Killer Captain: Panzer VIII "Maus"



A finales de 1942 Hitler dio luz verde a la creación de un supertanque de más de 170 ™ de peso: el Panzer VIII “Maus” (Ratón). Podéis encontrar información sobre este carro de combate en el siguiente documental:

Fue Porsche  la encargada de desarrollar el proyecto, se trataba de crear un supermonstruo blindado indestructible y con una potencia de fuego impresionante, muy al gusto del dictador alemán.

Después de numerosos fracasos y de varios prototipos, esta gigantesca arma no llegó a estar plenamente operativa jamás, aunque hay testimonios por parte de los soviéticos sobre la captura de algunas unidades en combate, esto no es verdaderamente constatable y más bien parecen fruto estos rumores de la propaganda rusa.

Lo que sí es cierto es que a finales de la Segunda Guerra Mundial las tropas soviéticas se encontraron con dos unidades de “ratones” y la fábrica de armas secreta favorita de Hitler, Kummersdorf-Gut, muy cerca de Berlín, donde parecía que el proyecto había recibido un contundente carpetazo debido al rumbo que había tomado la guerra.

El gran problema del Maus era su peso y su lentitud, que lo hacían inoperante en los modernos campos de batalla donde la rapidez ya no sólo no estaba reñida con la potencia de fuego, es que era el complemento ideal del factor ofensivo. Por ejemplo no podía atravesar puentes, la mayoría no aguantaban su peso, así que los ingenieros de Porsche habían inventado un ingenioso sistema de hacer este tanque sumergible y que atravesara los ríos cruzando “bajo el agua”. Otro gran problema era el inmenso MB517, diésel 1200 CV (895 kW), apenas podía con aquella mole y sufría frecuentes averías.

Con su velocidad máxima de 13 km/h y un consumo que le llevaba a vaciar sus inmensos depósitos de combustible en tan sólo 160 km, parecía que el Panzer VIII no pasaría de ser un juguete muy caro y muy grande para el líder nazi.

Como armamento, el proyecto inicial incorporaba en la torreta un cañón de 128 mm KwK 44 L/71 y junto a él uno menor de 75 mm KwK 44 L/36. Además cinco ametralladoras cubrían todos los flancos del ataque de enemigos menores.

Un blindaje en las zonas más expuestas de 250 mm lo hacían un monstruo prácticamente indestructible.

Debido a sus problemas técnicos, en el juego, el Maus tiene la regla “Baja fiabilidad (5+)”: cuando es impactado sea dañado o no, se tira 1d6, con 5+ queda inmovilizado.

Al ser un tanque Super-Pesado que es una categoría que hay que crear para él en TKC tiene una regla especial: en la tirada de daños, si el jugador quiere, puede repetir un dado, el de resultado más alto, pero este segundo resultado se toma por válido obligatoriamente.
El Panzer VIII “Maus” es más una curiosidad histórica que una unidad operativa con la que sea interesante jugar, sin embargo lo podéis introducir en un escenario, quizás más como un objetivo adicional que como un tanque en el que se pueda confiar demasiado. Por si os interesa aquí os presento su tarjeta:



No hay comentarios:

Publicar un comentario